La paciencia como valor personal en el desarrollo de software.

Pocas cosas requieren más paciencia en esta vida que cultivar un bonsai.

Paciencia pensando problemas y soluciones

El consejo del carpintero: “Mide dos veces, corta una”. Se paciente a la hora de seleccionar una solución para un problema y que las prisas no te lleven a dar por buena la primera que venga a tu cabeza. Hay excepciones, por supuesto, problemas sencillos o problemas para los que experiencias similares ya te han dotado de una capacidad suficiente para tomar decisiones de una forma más acelerada. Pero, en general, resolver un problema medianamente complejo te llevará un tiempo hasta que logres entenderlo lo suficientemente bien como para extraer el contexto necesario que te lleve a la mejor solución. Habrás de comprender el problema desde el punto de vista del cliente o del negocio, sus necesidades y sus objetivos y también, por supuesto, desde el punto de vista tecnológico para saber como implementar la mejor solución posible.

Paciencia en el entorno laboral

La paciencia en el entorno laboral es un valor personal clave para crear un ambiente de trabajo positivo y productivo. Las relaciones diarias entre personas suelen generar desavenencias que únicamente con las dosis adecuadas de paciencia y empatía se pueden superar sin menoscabar las relaciones personales del grupo.

Aprender requiere ser paciente

La formación y el proceso del aprendizaje es otro punto en el que la paciencia es un valor clave para poder avanzar y afianzar conocimientos que nos aporten una buena base teórica que llevar a la práctica. Ser capaz de centrarnos y permanecer el tiempo necesario en un curso, un libro, un podcast, un simple ejercicio práctico…etc., para interiorizarlo de tal forma que seamos capaces de aplicarlo en problemas/soluciones de la ‘vida real’.

Paciencia con los que están aprendiendo

Si debemos ser pacientes con nosotros mismos cuando se trata de aprender, habrá que poner especial cuidado y atención cuando sean terceras personas las que están aprendiendo, más aún cuando su aprendizaje dependa directamente de nosotros. Habrá que ser pacientes para facilitar el tiempo y las explicaciones necesarias de forma que interioricen los conocimientos de forma sólida y persistente. Esto, no solo será bueno para ellos sino que con toda seguridad estaremos ‘sembrando’ en esas personas la semilla de la paciencia para que en el futuro sean ellos los pacientes cuando tengan que enseñar a la siguiente generación.

--

--

Dad and developer

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store